lunes, 27 de febrero de 2012

Hoy quise enviarte unos pensamientos propios que surgieron en momentos algidos. Y como se que siempre te llena de jubilo saber que estoy bien, uno lo util a lo agradable para dejar los mismos en tu cofre de afectos.

El silencio es el arte de la meditación, podemos observar más no mirar, escuchar más no oír, murmurar dulcemente con la mirada, o destruir todo con las palabras. Creo que la humanidad no se ha dado cuenta de que las palabras logran alcanzar lo que un golpe jamás lograría. "María Lasalete".
Un niño pregunta pues quiere apenas descubrir, saber. Un joven pregunta porque quiere entender, un adulto pregunta porque quiere indagar, creo que nos olvidamos lo simple de la vida. Vivir apenas sin perdernos en preguntar tantas cosas, ya pasaron no podremos responder, y hoy esta hecho de acciones no de porques.
"María Lasalete".

0 comentarios:

Ellas mantienen pensamientos y sentimientos silenciados en cada letra y frase que quedaron plasmadas en esas cartas que jamás encontraron el instante preciso de ser enviadas,
a quien las quisimos hacer llegar, distancias que se acercaban y que quedaron inscritas en el añil de un papel sutilmente perfumado.
Cartas dulcemente esperadas,
Otras veces fueron la forma de concluir un cuento que se creyo perpetuo en el tiempo.
Muchas son las cartas que se guardan como tesoros secretos de un tiempo, un sentir, una suplica, un amor y desamor al mismo tiempo.
Quien no ha comenzado con una misma frase…..
Querido Amor.