lunes, 27 de febrero de 2012

Ayer quede algo triste cuando leí una decisión que tomo una gran amiga, dejar de escribir en su Blog, pero suelo respetar lo que cada uno decide hacer con su vida, de Wilfredo aprendí que no debemos asumir pues según él es pecado…tal vez lo sea cuando alejamos la verdad del hecho mismo, quizás no, cuando apenas entendemos la razón que motiva ciertas reacciones del ser humano,

Por ello tampoco asumiré el porque decidió no escribir más, e convidar a que leamos otros blogs. Un día decidí cerrar algunos pues creo que en ellos complete mi ciclo, así que en una onda nueva abrí otros e aunque actualmente voy escribiendo menos, no es precisamente porque la musa no existe, apenas que luchar contra barreras es una ardua tarea y en ello se me va el tiempo.

Hoy lunes me regale la mañana, me pinte el pelo, me di un baño en la bañera me consentí, hace tiempo que no lo hago, y aquí estoy sentada frente la computadora escribiéndote.

Me gustaría poder decir que no me gusta sentirme rodeada, acosada, supervisada y cuando ese sentimiento surge, apenas me retiro, me mimetizo pues aprendo de mis errores, y me satisface los logros alcanzados.

No se si una vez más golpee mi cabeza contra la pared, pero como saberlo sino lo intento de nuevo.

0 comentarios:

Ellas mantienen pensamientos y sentimientos silenciados en cada letra y frase que quedaron plasmadas en esas cartas que jamás encontraron el instante preciso de ser enviadas,
a quien las quisimos hacer llegar, distancias que se acercaban y que quedaron inscritas en el añil de un papel sutilmente perfumado.
Cartas dulcemente esperadas,
Otras veces fueron la forma de concluir un cuento que se creyo perpetuo en el tiempo.
Muchas son las cartas que se guardan como tesoros secretos de un tiempo, un sentir, una suplica, un amor y desamor al mismo tiempo.
Quien no ha comenzado con una misma frase…..
Querido Amor.