martes, 24 de enero de 2012

Querida amiga

Tiempo sin una breve letra tuya, y en concordancia ninguna he podido escribirte.
Creo que nuestras cartas son fruto de muchas pasiones, tristezas, penurias, desahogos,
creo que son esos momentos cuando una hoja blanca se convierte en nuestro mejor confidente.

Si realmente ha pasado mucho tiempo desde las ultimas letras cruzadas, muchas cosas he vivido, mucho he aprendido mismo que en ese aprendizaje me haya herido intensamente.
Pero quien nos diría lo contrario a que vivir es una proeza diaria llega de aciertos, fracasos, pero sigo insistiendo que en esos mismos fracasos he aprendido inmenso, tal vez a conocer mejor la esencia humana.
Tras una ruptura, he tenido que buscar un lugar donde vivir, creo que eso de mudarme me ha llenado el tiempo y las horas, sigo estudiando este idioma que cada día descubro es inmensamente complicado para quien como yo desea decir algo mas de lo que meramente usual como unos buenos días, pero bueno no me puedo quejar al menos, mal o bien me hago entender.
Creo que el merito no esta en mi, sino en aquellas personas que procurar entender una principiante en la lengua holandesa.

Estoy contenta con mi nueva casa, es pequeña pero ya logre quitarle el olor a ajeno, para comenzar a sentir que huele a mí. El domingo descubri los peces que yacen dormidos en el invierno en el pequeño lago que tiene mi jardin. Ahora lo primero que hago al despertar es ver si nuevamente los veo moverse. Hoy compre unas plantas floridas para segurir poniendo bello mi jardin para la primavera.
Entre las muchas cosas que he tenido que vivir estos últimos meses, la mas triste fue la muerte de mi Padre, a pesar de que tengo que agradecer a dios el que le haya menguado el tiempo de su  sufrimiento. Me costo inmenso su partida. Como nada viene solo, ni todo es triste y sordido tras este inmenso dolor descubrí que tengo unas hermanas maravillosas, pues realmente son únicas e irrepetibles.
Estoy trabajando inmenso, aunque nada que ver como lo que hacia en mi país, pero no podemos exigir cuando apenas iniciamos nuestro periplo de inmigrantes en una tierra extraña. Pero me siento mega orgullosa de poder hacer bien mi trabajo.
Lo que mas me esta costando son las noches frías mejor dicho heladas en las que vengo de mi trabajo en la bicicleta, pues mis manos se engarrotan con el frío y siento intenso dolor en ellas, incluso he llorado por lo insoportable que llega a ser. El otro día mi colega se asusto por ello.

Y para que contar cuando la lluvia no es de agua sino de granizo, como golpea el rostro como agujas. Realmente creo que este a sido un peregrinaje que realmente ha perdido sentido y razón de haberlo iniciado. Siento la ausencia de los míos, y anhelo poder abrazarlos en Agosto. Me hace falta el calor de quienes amo y están lejos de mí. Pues este corazón aun esta adolorido por tanta decepción.
Bueno amiga creo que por hoy concluyo ya te contare sobre este caminar en solitario nuevamente.

Ellas mantienen pensamientos y sentimientos silenciados en cada letra y frase que quedaron plasmadas en esas cartas que jamás encontraron el instante preciso de ser enviadas,
a quien las quisimos hacer llegar, distancias que se acercaban y que quedaron inscritas en el añil de un papel sutilmente perfumado.
Cartas dulcemente esperadas,
Otras veces fueron la forma de concluir un cuento que se creyo perpetuo en el tiempo.
Muchas son las cartas que se guardan como tesoros secretos de un tiempo, un sentir, una suplica, un amor y desamor al mismo tiempo.
Quien no ha comenzado con una misma frase…..
Querido Amor.